De libros y algunas personas que no pueden vivir sin ellos

Libros de Elvira Gascón y Alfonso Simón Pelegrí “¿Dónde no había españoles en el México de entonces?”, se preguntaba el exiliado ibicenco Emilio García Riera en El cine es mejor que la vida (Cal y Arena, México, 1990, p. 41), recordando a sus muchos contactos peninsulares en los años cincuenta, cuando asistiendo a la universidadSigue leyendo “De libros y algunas personas que no pueden vivir sin ellos”

De libros y algunas personas que no pueden vivir sin ellos

Las mil y una noches y otros cuentos ilustrados Nacido en Guanajuato, casado en Chihuahua y finalmente establecido en Torreón, mi abuelo Francisco Rendón tenía, en la casa que alquilaba frente a la Alameda, una biblioteca en una parte literaria y en otra parte técnica (era ingeniero agrónomo). De su padre, abogado, procedió tal vezSigue leyendo “De libros y algunas personas que no pueden vivir sin ellos”

De libros y algunas personas que no pueden vivir sin ellos

David N. Arce en sus libros Hijo del juez Luis Niño y de la señora Pascuala Arce, David estudió en la primaria “Antonio Alzate” de la Ciudad de México y después en la Escuela Nacional Preparatoria a la que, como consta en los registros escolares conservados en el Fondo Universidad Nacional (IISUE, UNAM), se inscribióSigue leyendo “De libros y algunas personas que no pueden vivir sin ellos”

De libros y algunas personas que no pueden vivir sin ellos

Oraciones escogidas, de Cicerón He tenido la suerte de vivir entre libros, leyéndolos, haciéndolos, a veces escribiéndolos, pero, sobre todo, acompañándome de ellos a todas horas: en los morrales de estudiante, en las mesas de noche, en los equipajes, en las bibliotecas de los lugares donde he trabajado, en los estantes caseros donde se reúnenSigue leyendo “De libros y algunas personas que no pueden vivir sin ellos”